Archivo anual 2018

PorDiana Siller

Migrar para Vivir, No para Morir: Foro Social Mundial de las Migraciones 2018

Por Diana Siller 

Migrar, Resistir, Construir, y Transformar fue la principal consigna del Foro Social Mundial de la Migraciones 2018 (FSMM) llevado a cabo los días 2, 3 y 4 de noviembre en el Centro Cultural Tlatelolco de la Ciudad de México.

Mas de 700 participantes actores sociales en defensa y protección de las personas migrantes y refugiadas en mas de 60 países nos reunimos en el Foro para construir una nueva visión de la migración. A través de sus 7 ejes temáticos -derechos humanos, realidades de las fronteras, resistencias, crisis del capitalismo, género, cambio climático, y diásporas- durante el foro se realizaron iniciativas, acciones y mesas de trabajo con el fin de Migrar al Sistema y Migrar a la Articulación, para así lograr Otro Mundo Posible donde se construyan puentes en lugar de muros.

“La migración es un acto de resistencia a desaparecer como cultura, persona, pueblo o comunidad.” Carlos Marentes, Vía Campesina

Ante las injusticas, violencia y los bloqueos que experimentan las caravanas de hombres, mujeres, niñas y niños provenientes de Honduras, Guatemala, y El Salvador,  desde el Foro, los grupos y participantes unimos nuestras voces en apoyo y amplia solidaridad a las caravanas de migrantes. Rechazamos cualquier tentativa de  criminilizar a la migración forzada y convertir a las víctimas en victimarios. Exigimos a los estados involucrados que cumplan con sus obligaciones y se garantice el respeto a los derechos humanos y la inmediata asistencia humanitaria.

La falta de oportunidades y la degradación ambiental causan que millones de personas abandonen sus territorios

La migración por motivos ambientales y el desplazamiento asociado a la variabilidad natural del clima y al cambio climático son temas críticos, que, pese a su importancia, tienen grandes lagunas y cuya dinámica socio-ambiental puede limitar significativamente la búsqueda del bienestar y el progreso humanos.

“El panel intergubentamental de cambio climático (IPCC) en las negociaciones internacionales ya contempla, desde 1990, que el mayor impacto de cambio climático individual podrían ser las migraciones humanas y que algunos de los desplazamientos se iban a originar por el aumento de la fuerza de los ciclones, la frecuencia de las lluvias torrenciales y las inundaciones el aumento de sequías y el aumento del nivel del mar.”Rosalva Landa, Entrevista de Radio en el FSMM 2018

El análisis y la visibilidad de estos procesos, en el marco del 8to Foro Social Mundial de las Migraciones (FSMM) 2018, son una oportunidad para poner en marcha un enfoque basado en la justicia ambiental, social, climática y de derechos humanos; para enfrentar la problemática de desplazados de países en desarrollo. Las personas que abandonan sus lugares de origen por la falta de oportunidades ante los impactos de cambios del clima, no cuentan con reconocimiento formal, lo que de alguna manera los invisibiliza. Carecen de atención adecuada a su problemática, tanto de parte de los gobiernos, como de la sociedad civil o de las organizaciones de ayuda humanitaria.

“Desde el 2010 se hablaba de más de 50 millones de desplazados climáticos que conviven con los otros desplazados vinculados con degradación de la tierra e inseguridad alimentaria, que para ese año ya eran 200 millones. No estamos hablando de un tema menor”. Rosalva Landa, Coordinadora de Justicia Ambiental y Cambio Climático de JADE 

Pese a la gravedad de su situación, no son incluidos en las negociaciones internacionales relacionadas con temas ambientales, pero por su vinculación con dichas temáticas, tampoco son adecuadamente incorporados en los instrumentos internacionales para la atención a refugiados por motivos socio-políticos.

A partir de su participación en el Foro,  JADE apoya y propone que:

  1. Se reconozcan los desplazamientos humanos relacionados con cambios del clima como una medida legítima de adaptación
  2. Se fortalezcan las políticas de migración nacional, para atender a los desplazados internos por causas de degradación ambiental de sus territorios; y
  3. Que se revalore el derecho al territorio y el derecho humano de contar con oportunidades adecuadas de desarrollo socio-económico en los lugares de origen de los grupos vulnerables: el derecho a no migrar.

El Pacto Mundial sobre Migración: Perspectiva desde el FSMM 2018

Con la intención de establecer una migración segura, ordenada y regular, la Asamblea General de Naciones Unidas celebrará -en diciembre de 2018- una conferencia intergubernamental sobre migración internacional para adoptar el Pacto Mundial sobre Migración. Como respuesta, y ante el descontento por el contenido de la propuesta, las organizaciones de la sociedad civil presentes en el Foro Social Mundial de las Migraciones hacen un llamado a una movilización global de derechos humanos a migrantes del 10 al 18 de diciembre.

Si bien los países miembros de Naciones Unidas visualizan el Pacto como una oportunidad para mejorar la gobernabilidad de la migración y afrontar los desafíos asociados con la migración actual, para las organizaciones de la sociedad civil el Pacto Global parece ser un documento que servirá a los países ricos en el control de las fronteras en función de sus intereses más que un marco de salvaguarda de los derechos humanos de las personas migrantes.

De firmarse la propuesta actual del Pacto, este “podría convertirse en un instrumento para legitimar los retrocesos a nivel de los derechos de los migrantes más que en un instrumento para una gobernanza respetuosa del derecho internacional y de los derechos migrantes”.

Desarrollado en el marco de la meta 10.7 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el Pacto mundial sobre migración hace hincapié en el fomento de la cooperación internacional para beneficio de los migrantes y de la movilidad humana. Sin embargo, de acuerdo a los comunicados del FSMM, no es claro sobre sus políticas y directrices en relación a los derechos humanos de las personas migrantes -en lo particular de protección de trabajadores migrantes y de sus familias- ni en la puesta en marcha de una gestión uniformizada y común de las estadísticas sobre las migraciones y las personas migrantes.

“Tenemos que buscar o crear nuevas foras jurídicas para que se reconozcan los derechos fundamentales de los migrantes,”  Tribunal Permanente de los Pueblos

En términos generales el FSMM destacó que el Pacto:

  • No tiene carácter obligatorio para los Estados miembros
  • No propone maneras de contrarrestrar las políticas dirigidas al cierre de fronteras
  • No cuestiona las leyes que criminalizan al migrante
  • Mantendrá a los trabajadores migrantes en la marginación, y
  • Legitimizará la detención de las personas migrantes

Frente a los desafíos migratorios de hoy, frente a los discursos discriminatorios y racistas, nosotros, las organizaciones reunidas en el FSM, reafirmamos nuestro apego a los derechos fundamentales de los personas migrantes y de su familias.  La sola respuesta sensata es la de la solidaridad y la igualdad de los derechos para todos, una política justa es aquella que está al servicio de las personas, de todas las personas, independientemente de su raza, su religión, su sexo o su nacionalidad, que prevé soluciones  adaptadas para garantizar la seguridad, el respeto de los derechos, de la justicia y la dignidad para todos; que sabe ver el bienestar de su propio país y toma en consideración el de otros países en un mundo cada vez más interconectado. Organizaciones de la Sociedad Civil reunidas en el FSMM 2018

Manifiesto de las Madres del Mundo: Cumbre Mundial de Madres de Migrantes Desaparecidos

En el marco del Foro Social Mundial de Migraciones se llevó a cabo la 1a Cumbre Mundial de Madres de Migrantes Desaparecidos que, junto con la presencia de la 14a caravana de madres de centroamerica con hijos migrantes desaparecidos en México, demandaron justicia, verdad y la no violación a los derechos humanos de los migrantes en su tránsito por México. 

Celebramos la 1a Cumbre, no estamos perdidas, hay un objetivo general: la importancia es socializar mecanismos de búsqueda que cada una de las madres hace a nivel centroamericano y de las otras partes del mundo. Siempre lo hemos repetido que ¿por qué estamos aquí? porque aquí en México es donde desaparecieron a nuestros familiares. Representante de la 14a Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos

Ante la propuesta de formar una red mundial de madres que buscan a sus hijos e hijas migrantes desaparecidas, y propuestas de construir sistemas de ciudades santuario, durante la Cumbre se llevaron a cabo procesos de diálogo cuyo resultado se refleja en el siguiente manifiesto:

La cumbre mundial de madres de migrantes desaparecidos conformada por madres y familiares de Mexico, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Honduras, España, Italia, Argelia, Túnez, Senegal, Marruecos, Mauritania y Estados Unidos y aliados nos levantamos unidas en una sola voz para manifestar nuestra solidaridad con las familias de migrantes internos e internacionales, que se han desaparecido en el camino. Además, nos solidarizamos con las familias de víctimas de desaparición forzada en este adolorido mundo donde reinan la impunidad, la violencia y el racismo. Unificamos nuestro amor, dolor y lucha a todas las madres familiares y aliados que buscan a sus seres queridos. Reivindicamos el papel indispensable de las madres indígenas, campesinas, y urbanas en la búsqueda de sus hijos y de la justicia.                                                                                                     El proceso de desplazamiento forzado en todo el mundo ha obligado a las personas a dejar atrás su lugar de origen, su país y sus seres queridos. Migran para preservar su vida, y la vida de sus familias de la violencia social generalizada; de las guerras y conflictos;  de la pobreza generada por el extractivismo, los megaproyectos y el neoliberalismo que ha permeado todos los ámbitos de la vida; de la violencia estatal y los pactos de impunidad entre gobiernos y grupos delictivos; del cambio climático y la destrucción ambiental que arremetan contra las poblacionesDemandamos un trato digno apegado a los instrumentos internacionales para las personas migrantes solicitantes de asilo, refugiadas y las personas que buscan a sus familiares desaparecidos. Hacemos un llamado en particular a cumplir con los compromisos internacionales de protección de los niños y las niñas, las mujeres, las y los indígenas y otras poblaciones en situación de vulnerabilidad y trabajar en la prevención de los factores que ponen en riesgo el bienestar y la vida de estas poblaciones.

Ninguna persona es ilegal, ninguna persona es clandestina. Son las políticas las que nos criminalizan y violan el marco de los derechos humanos consensado a nivel internacional.

Las madres del mundo:

  • Demandamos que se cese la separación de familias ya que es una práctica inhumana y denigrante. Esta separación sucede en los centros de detención y como resultado de la migración forzada y de las deportaciones.
  • Exigimos que los estados asuman su responsabilidad de respetar la ley y garantizar los derechos humanos.
  • Exigimos que se garantice el libre tránstio a las personas migrantes, en condiciones de seguridad, y de las madres, los familiares, y sus aliados que buscan a sus familiares desaparecidos por los territorios donde pudieran encontrarse.
  • Demandamos el derecho a la verdad y el esclarecimiento de hechos.

Desde JADE apoyamos las declaraciones resultantes del FSMM 2018 y extendemos el llamado urgente a buscar y adoptar una nueva visión de la migración, a partir de la búsqueda de alianzas y sinergias entre los ámbitos de acción de la sociedad civil organizada, las organizaciones humanitarias, de cooperación internacional, ambientales y los gobiernos que respetan, defienden  y garantizan los derechos humanos de las personas migrantes, particularmente de mujeres, niños y niñas.

Por el Derecho al Territorio, el Derecho al Arraigo, el Derecho a Migrar, y el Derecho al Retorno.

Solidaridad con la caravana de migrantes: 
Declaración de los/as participantes en el 8vo. Foro Social Mundial de las Migraciones, firma en apoyo aquí   https://www.progressi.org/caravanas

PorDiana Siller

“No nos vamos a quedar solo con las palabras, queremos la prohibición del Fracking”

En el marco del día de acción global #GasDownFrackDown,  y dadas las recientes declaraciones del Presidente electo de México sobre la eliminación del uso del fracking, organizaciones mexicanas contra el Fracking se reúnen en Monterrey, Nuevo León, para reiterar su compromiso con la prohibición del fracking.

Representantes de Tamaulipas, San Luis Potosí, Coahuila, Puebla y Nuevo León, y de la Alianza Mexicana contra el Fracking, dialogaron sobre las acciones y las herramientas necesarias para continuar la lucha contra el fracking en sus estados y regiones.  

Necesitamos articular la lucha…en San Luis Potosí 10 municipios de 18 ya se han declarado en contra del fracking.

Acentuando el reclamo a la cancelación de la Ronda 3.3.  la cual pretende licitar nueve áreas en México para la exploración y extracción de los llamados recursos no convencionales (gas shale y shale oil)   con la técnica de fractura hidráulica o fracking en la Cuenca de Burgos a llevarse a cabo en febrero de 2019, el Foro Regional contra el Fracking destacó la necesidad de realizar estrategias que incluyen la difusión de información y sensibilización a las comunidades afectadas o en riesgo; mantener las investigaciones y las acciones jurídicas;  fortalecer la organización comunitaria y mantener las coordinaciones regionales.

En Tamaulipas, el gobierno tiene interés en que se apruebe -la ronda 3.3- por verlo como una inversión en el estado. Actualemente los derrames pretoleros estan afectando gravemente los ecosistemas marinos y la pesca. 

El fracking es un alto riesgo para la salud y para el medio ambiente. Sus impactos incluyen la contaminación del agua,  suelo, y subsuelo, por los químicos empleados, las fugas y los derrames; la contaminación del aire; y el uso excesivo del agua. Debido a su alta producción de metano, el fracking también incrementaría los escenarios de cambio climático.

En Nuevo León, hay un estimado de 105 ejidos que serán afectados. Casualmente todos los polígnos identificados están dentro de zonas acuíferas. Muchas de esas tierras ya han sido compradas a la espera de su explotación a futuro.

Si bien se celebra el apoyo político difundido en lo medios mexicanos, es la voz y el compromiso de las personas  así como el intercambio de sus experiencias sobre los procesos y los contextos de lucha, lo que hoy -en el marco del #gasdownfrackdown- refuerza un movimiento regional solidario contra el fracking en México.  

El derecho a un medio ambiente sano y al agua son derechos humanos, así como también lo son ser informados, consultados y protegidos contra actividades que perjudican nuestro bienestar poniéndonos en alto riesgo.

No permitamos que se haga fracking en nuestros territorios. 

No permitamos la venta del territorio ni la explotación de los recursos. Protejamos y defendamos nuestra salud y entorno.

En JADE nos unimos al #gasdownfrackdown. Es indispensable que se aprueben las leyes que prohiben el fracking.  Súmate a este esfuerzo, no olvidemos que lo que afecta río arriba, afecta tambien río abajoPara firmar la petición  hacer click aquí. Apoyemos la cancelación de la Ronda 3.3. en México.

PorDiana Siller

Fortalecer Capacidades Locales para Instrumentar Acciones Climáticas a través de Estrategias Colaborativas: Curso 2018 de ActionLAC

A través de la suma de aliados y colaboraciones, la plataforma de Acción Climática Latinoamericana -o ActionLAC- ofrecerá un curso de capacitación en línea  para incentivar y fortalecer la capacidad de sus participantes en la instrumentación de acciones climáticas desde lo local.

En el curso, que se llevará a cabo entre septiembre y noviembre de 2018,  estarán participando más  de 600 personas de distintos niveles formativos provenientes de 20 países de la región.

Además de emplear una metodología enfocada a la elaboración de planes de acción y de metas, el curso ofrecerá dos modalidades de incentivos: fondos semilla (4 apoyos de 2 mil dólares) y experiencias  de intercambio a Costa Rica. Destaca también un módulo que permitirá a las personas participantes relacionar las acciones locales con metas nacionales y globales.

A través de su área de Justicia Ambiental y Cambio Climático, JADE A.C. se une como organización aliada a esta visión y esfuerzo organizado por la Fundación Avina, LabCIS, GFLAC, y Flacso Argentina. Con la colaboración de nuestra Co-Directora, Rosalba Landa,  el curso incluye un módulo de Adaptación al Cambio Climático esperando así contribuir al entendimiento de los escenarios climáticos y de las estretagias necesarias para la adaptación.

En JADE celebramos y apoyamos la articulación de redes para fortalecer las sinergías en la región y promover la justicia ambiental fomentando su reconocimiento en países latinoamericanos. 

Organizaciones o Instituciones Aliadas al Curso 2018 

ActionLAC es una plataforma que actúa al largo del ciclo de vida de las acciones climáticas, brindando soluciones a los diferentes actores. 
Apoya acciones climáticas a través de múltiples estrategias: vinculando actores, colaborando en el diseño de acciones climáticas efectivas, definiendo metas y compromisos, movilizando recursos y financiamiento semilla, diseñando, evaluando y ajustando planes, monitoreando avances, promoviendo el aprendizaje cruzado entre iniciativas, brindando capacitación y diseminando y analizando impacto integrado.

Para mayor información: info@actionlac.net

Área de Justicia Ambiental y Cambio Climático en JADE : rlanda@jadeorg.com 

http://jadeorg.com/justicia-ambiental-y-cambio-climatico/

PorDiana Siller

Tendrá El Corrido de la Anacahuita financiamiento del PACMYC en Nuevo León

Esta semana, el Consejo para la Cultura y las Artes (CONARTE) de Nuevo León, dio a conocer los resultados de los proyectos a financiarse a través del Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMYC) en su ejercicio 2018, quedando “El Corrido de la Anacahuita” como uno de los 17 proyectos seleccionados.

Además de promover la  salvaguardia y el fomento del patrimonio cultural inmaterial que representa la música popular estilo corrido norteño en Nuevo León, El Corrido de la Anacahuita espera contribuir al registro de la memoria e historia de mujeres en Nuevo León que han sido víctimas de la violencia y/o que tienen familiares desaparecidos de manera forzada.

“El Corrido de la Anacahuita presenta una apuesta cultural innovadora que ofrece un  reconocimiento al reclamo de justicia en la región de todas aquellas mujeres que han sido vícitmas de la violencia. Contribuir y mantener el registro y la memoria de la región es un paso hacia la construcción de paz.” Diana Siller, directora de JADE A.C.

El proyecto constará de la musicalización y proyección audiovisual del Corrido, en el cual el protagonista es un árbol anacahuita que, como observador testigo de la violencia, buscará la manera de apoyar a las mujeres. El proyecto espera tener un impacto multi-sectorial donde se valore la música de folklor local (cultura); se reconozca y dignifique a las mujeres como personas fuertes y unidas (desarrollo social, derechos humanos); y se fomente el respeto a las especies nativas de nuestra región como el árbol Anacahuita (medio ambiente).

“Creo que proyectos disruptivos y valientes como este son los que realmente ayudan a cambiar actitudes y a inspirar los cambios sociales tan necesarios en México. Debemos encontrar nuevas estrategias para romper los paradigmas del pasado.” Adolfo Franco, empresario social, cineasta y socio de Kenio Films.

El Colectivo Anacahuitas surgió en el 2016 con la intención de contribuir a la difusión de las experiencias o historias de las mujeres en Nuevo León. Durante el 2017, el colectivo llevó a cabo un proceso de levantamiento de información con base a entrevistas semi-estructuradas y participaciones breves de más de 50 mujeres entre los 19 y los 75 años con lo cual inició el desarrollo de un manifiesto  que expresa historias,  deseos y compromisos para el logro de un mejor entorno y una mejor calidad de vida en Nuevo León. El Colectivo está integrado por Mayra Rendón Olvera, Cecilia Barón Garza, Saskia Caballero Pitalua y Diana Siller Contreras.

Organizaciones como CADHAC (Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humaos A.C) y JADE A.C. (Justicia Ambiental y Derechos Humanos) han ido apoyando al colectivo para lograr sus acciones.

Para sumarse a la iniciativa, al proyecto o al manifiesto escríbenos a: anacahuitas@jadeorg.com

 

PorDiana Siller

Conmemorando el 19-S en México

Adoptar una Cultura de la Prevención es Más Barato que la Reconstrucción.

A un año del terremoto de magnitud de 7.1,  y 33 años después de los sismos de 1985, México continúa sus procesos de recuperación y aprendizaje. Hoy, hay personas que siguen durmiendo en campamentos esperando la promesa de una nueva vivienda; y mientras las investigaciones acerca del desvío de recursos que habían sido destinados a personas damnificadas continua nos seguimos preguntando: “¿Cómo prevenir otro desastre? ¿Cómo disminuir el riesgo?” 

Si bien entre ciudadanos y ciudadanas puede reconocerse la solidaridad, unión, y apoyo durante y después de un desastre como el 19-S en México, es indiscutible que el mayor reto para toda persona expuesta a un riesgo de desastre, así como para las autoridades vinculadas a la protección civil y la atención de emergencias, es encontrar la fórmula para prevenirlo y/o mitigarlo. Nuestro mayor reto es lograr adoptar una Cultura de Prevención desde la ciudadanía, y para lograrlo necesitamos estar informados; requerimos tener acceso a información adecuada que nos ayude a entender los escenarios de riesgo de desastre a los que estamos expuestos para así contribuir a su disminución y estar preparados.

Siendo así, hoy, desde JADE A.C. recomendamos la lectura del libro : Escenarios de Riesgos y Desastres por Sismos e Inundaciones en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, del Dr. Jorge Morán Escamilla, Profesor Investigador de las Cátedras CONACYT en el Colegio de San Luis A.C.

A partir de los acontecimientos sucedidos en la Ciudad de México en Septiembre de 2017, el libro contrasta elementos para ir entendiendo los desastres como procesos que vamos construyendo. En palabras del autor:

“Esta obra muestra los riesgos y los desastres como procesos complejos construidos socialmente, en los que intervienen factores sociales, económicos, políticos, culturales y científicos. De esta forma, el trabajo se aleja de la manera tradicional de abordar el tema de los desastres a partir de elementos separados en los que no se integran sus distintos componentes. En este caso, se busca conjuntar todos los componentes posibles para analizar cómo se construye el riesgo y el desastre en sus tres dimensiones: (1) percepción, (2) construcción científica, política y cultural y (3) la materialización del riesgo en desastre.

La concepción de los desastres como una construcción social permitió conjuntar distintas posturas teóricas, además,  evita privilegiar algún aspecto en particular o una visión disciplinar. De ahí que en las referencias empleadas se encuentre una convergencia: la perspectiva constructivista, en la que es preponderante el proceso riesgo-desastre como eje articulador de los planteamientos expuestos. Este libro ha sido pensado y elaborado para distintos públicos entre los que abarcan sociólogos, administradores públicos, politólogos, ingenieros y todos aquellos interesados en encontrar un diálogo entre disciplinas que se interesan por objeto de estudio aquí abordado.

En pocas palabras, el trabajo se resume como un estudio que transita entre lo micro y lo macro para lograr una mejor comprensión de los desastres como procesos, toda vez que éstos constituyen un tema de atención prioritaria, debido a las afectaciones materiales y humanas que implican. Al asumir que se tratan de procesos, más que del resultado de un momento específico o un fenómeno determinado, es posible analizar tanto las circunstancias como los diferentes elementos que posibilitan su ocurrencia; así como la capacidad de reconstrucción y recuperación posteriores, debido a que las condiciones que coadyuvan a su materialización se modifican y se ven influenciadas por eventos previos. Un recorrido por algunos desastres, ocasionados tanto por sismos e inundaciones, en diferentes espacio de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México es el punto de partida de esta investigación, para dilucidar desde la perspectiva social su manifestación presente, desde su configuración ex ante, como producto histórico.”

Pueden encontrar el libro desde la Editorial del Colegio de San Luis o de la Universidad de Aguascalientes; o bien, pueden ir al siguiente enlace para tener acceso a la base del estudio del Dr. Morán empleado para el desarrollo del libro.

https://ces.colmex.mx/pdfs/tesis/tesis_moran_escamilla.pdf

Jorge Damian Moran Escamilla: jorge.moran@colsan.edu.mx

PorDiana Siller

“¡Hijo, escucha, tu madre está en la lucha!”

Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas

 

Personas desaparecidas de ayer y de hoy. Su búsqueda, una lucha que no permite descanso ni resignación; una búsqueda continua y angustiante para las madres y padres que exigen justicia y respuesta ante la desaparición de sus hijos o hijas.

Sea por violencia, crimen organizado, conflictos armados, disidencia política, desastres o migración, la desaparición de personas deja una gran afectación social a su paso.  Para las personas que están en su búsqueda, las personas desaparecidas siguen presentes en cada llanto y grito que exige respuesta al ¿dónde están?Como lo es para las más de 50 familias de la Agrupación de Mujeres Organizadas por los Ejecutados, Secuestrados y Desaparecidos en Nuevo León (AMORES de NL) quienes, en el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, se manifiestan  y se unen al movimiento nacional para exigir “búsqueda, verdad y justicia ante las desapariciones de personas en México.

Otras organizaciones, como CADHAC (Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos) y el colectivo de Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León, México, acompañan la lucha y las exigencias ante la necesidad de contar con mayor efectividad en la labor de búsqueda que realizan las autoridades y de la importancia de incrementar las consignaciones en procesos judiciales contra las personas responsables de las desapariciones.

Se requiere que funcionen las leyes y las instancias que hemos impulsado. Necesitamos que las autoridades cumplan, que no se quede en promesas, sino que haya actuación, pues mientras el propio gobierno no apoye, y no asigne recursos para que funcione, esto no va a avanzar. En nuestro Estado sigue habiendo violencia y desapariciones, por ello se necesita un compromiso real del gobierno, una búsqueda constante y una atención a las víctimas tal como lo marcan las leyes,” manifestó el grupo AMORES de NL en su comunicado.

 

La Memoria en la Región

Si bien los primeros registros de la instrumentación de las desapariciones se dieron en los tiempos del Plan Cóndor (1970-1980) bajo regímenes dictatoriales del Cono Sur de América del Sur,  hoy, son países como Colombia, Chile, Argentina, México y Perú quienes registran cifras alarmantes de personas desaparecidas.

En Colombia más de 115,000 personas han sido reportadas como desaparecidas en los últimos 78 años,  mientras que durante la dictadura militar de Argentina se estiman 30,000 personas desaparecidas y 40,000 durante la dictadura de Pinochet en Chile. En México las cifras actualmente también son alarmantes ya que llegan a un estimado de 36,000, según el registro nacional de datos de personas extraviadas o desaparecidas, y mayormente suelen ser hombres jóvenes.

En diversos países de Latinoamérica, el reconocimiento institucional a esta injusticia se refleja en los nombramientos de comisiones, fiscalías, observatorios y en la creación de instrumentos jurídicos y campañas que promueven la solidaridad y el apoyo a las acciones de búsqueda y justicia. Sin embargo, estos mecanismos no han sido suficientemente efectivos. Seguimos sin encontrar a miles de hombres y mujeres desaparecidas; seguimos viviendo la desaparición forzada de nuestra gente. No lo permitamos más. Exijamos justicia y  una vida libre de violencia en el ejercicio de nuestros derechos; exijamos la protección y la efectividad de las leyes y las instituciones.

En JADE, nos solidarizamos con el apoyo a la búsqueda de la verdad y a la exigencia de justicia y sanción a los responsables.  Ya sean perpetradores particulares o agentes oficiales, la impunidad no debe gobernarnos.

Vivos se los llevaron, Vivos los queremos.

Por Diana Siller, JADE A.C.

Agosto, 2018

sinergia@jadeorg.com

Pormicrocodigo

La Kórima de la Justicia: Apoyemos a los Pueblos Indígenas

Día Internacional de los Pueblos Indígenas Originarios

Compartir lo que menos tenemos y más necesitamos es el acto llamado “kórima” entre los pueblos Rarámuri, quienes ya practicaban principios de sustentabilidad y de justicia comunitaria mucho antes de la llegada de los españoles a la Sierra Tarahumara, al norte de México.

Como muchos otros pueblos indígenas originarios en el mundo, los Rarámuri o Tarahumaras, sostienen costumbres y saberes de gran valor para la humanidad; tradiciones que merecen salvaguarda y reconocimiento. Pero, ¿cómo lograr sostener estas costumbres si muchos pueblos indígenas viven en alto riesgo social y ambiental?

¿Cómo pueden sobrevivir las tradiciones y grupos indígenas expuestos a una constante violencia armada, despojo de tierras, desplazamiento forzado, explotación, discriminación, exclusión, desigualdad, y contaminación y erosión de sus tierras? ¿Cómo seguir la costumbre de la kórima si te están quitando todo?

En la actualidad, muchos pueblos indígenas y diversas redes de apoyo sostienen su defensa, exigen justicia y protección, así como su debida inclusión en los procesos de desarrollo vinculados a  sus tierras. En Chihuahua, las agresiones, amenazas y daños a las familias indígenas son una constante representada por la evidente presencia de sicarios armados que están en control de sus territorios. Las denuncias y protestas ante los delitos sociales y ambientales no han sido suficientes, y además no son debidamente atendidas.

Hoy, en el día internacional de los pueblos indígenas, apoyemos y reconozcamos sus derechos; exijamos que acabe la impunidad de las autoridades que permiten la violencia armada y la delincuencia organizada en territorios indígenas;  exijamos más programas auténticos de apoyo y salvaguarda a sus costumbres; exijamos que sean informados e incluidos en procesos de desarrollo que pueden afectar sus tierras y ejidos.

Compartamos nuestra solidaridad, empatía y apoyo, pongamos en práctica la kórima de la justicia, ya que sin duda es lo que menos tenemos y más necesitamos.

 

La organización y participación de los grupos indígenas Raramuri en el Ejido de San Ignacio

En el Ejido de San Ignacio, ubicado en el Municipio de Cuauhtémoc, Chihuahua,  hay alrededor de 399 ejidatarios, aproximadamente 100 son mujeres. Todos los domingos llevan a cabo asambleas comunitarias a las que asiste el comisionado ejidal (representantes de las personas ejidatarias) y miembros de la comunidad de San Ignacio. La mayoría de los temas que abordan se refieren a problemáticas o actividades sociales, económicas,  ambientales y de gobernanza. 

A través de la figura de asamblea, la comunidad acuerda sobre sus acciones y participación  relacionadas con la unidad de manejo forestal (UMAFOR); con el centro cultural turístico que administran; con las rotaciones de vigilancia; con su actividades productivas; con exigencias o denuncias; y con programas de desarrollo, como lo es el proyecto Tarahumara Sustentable, llevado a cabo por la WWF, CONANP, PNUMA y SEMARNAT . Dicho proyecto dio inicio en el 2014 con el objetivo de mejorar los sistemas de áreas protegidas e incorporar la conservación de la biodiversidad y uso sustentable en la productividad de los paisajes terrestres de la Sierra Tarahumara.  (www.tarahumarasustentable.mx/)

De acuerdo con Rosy, integrante de la comunidad del Ejido de San Ignacio, la comunidad se organiza en comités representativos y participan en actividades de diagnóstico y de capacitación. Es así que han logrado identificar problemas vinculados con la erosión y la contaminación del agua; han participado en acciones de reforestación y reposición de pinos; y han sido capacitados para crear farmacias vivientes a través de las cuales emplean plantas medicinales y elaboran cremas, jabones, entre otros. También han sido capacitados en la elaboración y uso de hornos para hacer pan.  Además de estar organizados, la comunidad de San Ignacio ha apoyado acciones de protesta, como han sido el caso de la construcción de un aeropuerto en la sierra y de la construcción de un gasoducto, ya que consideran que no se les informa debidamente ni se realizan consultas sobre este tipo de proyectos y de su impacto en la sierra. Desafortunadamente ambos proyectos siguen en pie, en el caso el Gasoducto CFE-TransCanada, se estima que pondrá en riesgo a 70 pueblos Rarámuris. ( www.youtube.com/watch?v=JO0gvuGbxZ0)

Por Diana Siller, JADE A.C.

sinergia@jadeorg.com

Pormicrocodigo

Hacia una Estrategia Nacional de la Agenda 2030 en México

A dos años de haber presentado su Primer Reporte Nacional para La Revisión Voluntaria sobre Desarrollo Sostenible, México inicia procesos subregionales de concertación con el fin de aterrizar su estrategia nacional para instrumentar la Agenda 2030. El gran reto: lograr transversalizar un enfoque integral basado en la protección de los derechos humanos y que, a su vez, articule a una diversidad de sectores y actores en un entorno de evidente inseguridad, poca credibilidad política, y donde se privilegia la militarización y la alianza con el sector privado.

Si bien el Primer Reporte Nacional de México, así como todas sus iniciativas y procesos de arranque de la adopción de la Agenda 2030,  reflejan el compromiso de la Administración Pública Federal (APF) para el desarrollo de estrategias institucionales en la implementación de la Agenda, las organizaciones mexicanas de la sociedad civil seguimos cuestionando el cómo se asegurará la efectividad, la transparencia, la rendición de cuentas y los procesos de inclusión para el logro de los ODS.

En primera instancia, el informe relata la forma en como México espera detonar procesos de corresponsabilidad con los diferentes actores de la Agenda 2030: gobierno (nivel federal, estatal y local), Poder Legislativo, sociedad civil, la academia y el sector privado. En un segundo gran apartado, describe las políticas públicas y los mecanismos de coordinación con los que México cuenta, colocando el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 (PND) como el elemento central para analizar la alineación y coherencia entre la política pública sexenal y los ODS. Con un Consejo Nacional de la Agenda 2030 que considera a los diferentes actores, México ha puesto en marcha mecanismos y procesos para potenciar dicha corresponsabilidad y el trabajo interinstitucional y multiactor, en aras de lograr una estrategia nacional que tenga un impacto claro en estrategias sectoriales,  en los planes de desarrollo, y en los presupuestos y/o bienes públicos. Se ha priorizado la armonización de las políticas públicas claves y de la normatividad vigente frente a los compromisos de los ODS, así como los cambios estructurales necesarios para propiciar la institucionalización de un nuevo enfoque que permanezca ante los cambios de gobierno, o dicho en otras palabras, conseguir que sea transexenal.

Aunque el reporte es crítico en cuanto al reconocimiento de faltantes de información y los límites del mismo informe, preocupa la relación que se presenta entre los ODS y las aparentes reformas estructurales, ya que el reporte dá por hecho que dichas reformas son ya una realidad en el país, lo cuál es muy cuestionable y según el tema no es clara la justificación de la inclusión de ODS en cada caso. Además, como el mismo reporte lo señala, hace falta la revisión de indicadores para conocer la efectividad y pertinencia de las políticas públicas en relación a los ODS.

Se aprecia falta de consistencia en las adecuaciones institucionales que se mencionan, sobre todo en la creación de múltiples comisiones intersecretariales alineadas a los ODS,  las cuáles contarán con diversas subcomisiones, adicionales a los gabinetes técnicos especializados y a una comisión más para implementar la agenda. Es evidente la desarticulación interna de la APF, a lo que se responde con propuestas de creación de órganos que duplican funciones en relación al cumplimiento de la Agenda. En términos operativos se estima inmanejable la suma de 18 comisiones intersecretariales, dados los niveles de ineficiencia en la operación y coordinación de agendas de las secretarías de estado y la presidencia  misma. Se aprecia un esquema de trabajo tradicional, enfocado en alianzas con el sector privado, en un proceso centralizado y de arriba hacia abajo; que no contempla, de manera evidente y efectiva, las necesidades ni opiniones de los gobiernos locales y de la sociedad civil organizada.

Una de las mayores debilidades del informe es que la mayoría de las propuestas de acciones y medios de implementación de la Agenda 2030, se sustentan en la coordinación eficiente de la APF, de las secretarías de estado y de su articulación -hoy muy deficiente- con los gobiernos locales y con el resto de la sociedad; pero sobre todo se sustenta en el liderazgo del ejecutivo federal, reiteradamente mencionado en el reporte; el cual en las condiciones actuales del país, es prácticamente inexistente.

De manera particular y entendiendo a la gobernanza como parte de los objetivos de la Agenda 2030, México está acentuado la importancia de la participación de los actores no gubernamentales, definiéndolos como estratégicos en la apropiación de la agenda a nivel nacional y local. Dicha iniciativa se materializó en el 2017 al ser la sede de la Primera Reunión del Foro de Países de América Latina y el Caribe sobre el Desarrollo Sostenible y al llevar a cabo procesos de consulta para complementar las estrategias propuestas en el Foro. Aunque la estrategia nacional aún está en construcción, las grandes líneas de acción dejan ver la falta de coherencia respecto a los avances que se presentan en el Reporte Nacional y no logra apreciarse la transparencia respecto a la inclusión de los actores no gubernamentales, ni sobre los mecanismos de participación, a pesar de estar actualmente realizando diversos procesos de consulta.  

Por Rosalva Landa y Diana Siller, JADE A.C.

sinergia@jadeorg.com

Pormicrocodigo

COP23: de las palabras a la acción

Boletín del GFLAC que incluye la publicación del comunicado sobre desastres de JADE A.C.

Conoce Mas