Archivo anual 2019

PorDiana Siller

Mi identidad, Mi derecho. Orgullo 41: Ser es Resistir.

Foto por Beto Ibca, 2019

Por Jorge Vega

En el mes de Junio se vivió un orgullo LGBT+  muy especial en México. A 50 años de los disturbios en Stonewall en Estados Unidos y la marcha # 41 con su respectivo significado histórico en nuestro país y la # 19 para ciudades como Monterrey, ha hecho de este 2019 un año de muchas expectativas y un parteaguas en el avance hacia los derechos humanos respecto a la diversidad sexual y de género.

El mes del orgullo LGBT+ fue también una gran oportunidad de reconocer los derechos que, con mucha lucha, esfuerzo, entrega y valientía, se han ganado; tal es el caso de los ya 18 estados de nuestro país que actualmente reconocen el matrimonio igualitario.

México sigue siendo el 2do. lugar en Latinoamérica con mayor crímenes de odio. A pesar de ello, la lucha por los derechos LGBT+ sigue y seguirá.

“De norte a sur, de este a oeste, ganaremos esta lucha, cueste lo que cueste.” Comunidades LGBT+ en Marcha del Orgullo México 2019

Tal pareciera que el patriarcado opresor y/o machista no solo deriva en prejuicios generados por la ignorancia de los derechos humanos básicos, sino que va mucho más allá llegando al discurso de odio. Esto ha ocasionado una gran tasa de suicidios y asesinatos dentro de la comunidad LGBT+. Sabemos que es algo que tardará en desaparecer, pero todo parece indicar que vamos por buen camino hacia una revaloración como seres humanos.Vamos avanzando en el reconocimiento de nuestras identidades y nuestros derechos humanos básicos e inalienables. Sigamos construyendo el camino, por los derechos de la comunidad LGBT+ en el mundo, los cuales son  inherentes a nuestros derechos humanos.

Jorge Vega es un activista y promotor de los derechos de la comunidad LGBT+ en Monterrey, Nuevo León, México.

PorDiana Siller

Inmovilidad Forzada: Haitianos Refugiados en Tijuana

Conmemoración del Día mundial de las Personas Refugiadas.

Por Line Crettex.

En un nuevo contexto migratorio de militarización de la frontera sur de México y del reciente acuerdo sobre el retorno a México de solicitantes de asilo en EEUU, la presencia de personas refugiadas de Centroamérica está aumentando en el territorio mexicano; la frontera norte está desbordándose. Las condiciones sociales, politicas y enconómicas en Centroamérica no mejoran. Las personas que esperaban  llegar a  EEUU, hoy están viviendo la frustación de la inmovilidad.

Según las Naciones Unidas, 68.5 millones de personas tuvieron que huir de sus países de origen por razón de conflicto o persecución y, por lo tanto, volverse refugiadas.

Esa situación me recuerda el estudio que realicé sobre migrantes de Haití que se quedaron varados en la ciudad de Tijuana por un cambio de ley que les impidió llegar a Estados Unidos; país destino desde su primer día de viaje que empezó en Brasil. Resumiendo el contexto, la movilidad haitiana que se marchó desde Brasil hasta Estados Unidos se originó tras el temblor del 2010 en la isla caribeña de Haití, generando un éxodo masivo hacia Suramérica, particularmente a Brasil. Sin embargo, bajo condiciones de vida deplorables, racismo y salarios mínimos, muchas personas haitianas decidieron retomar el camino y salir de Brasil a la búsqueda de un “Temporal Protection Status”en EEUU. Después de haber cruzado casi un continente entero, miles de migrantes haitianos lograron llegar a la ciudad de Tijuana; pero la frontera con Estados Unidos se cerró para ellos; la elección de Donald Trump a lapresidencia no les regresó el derecho al asilo si no todo lo contrario, generó mayores deportaciones y posturas anti-migrantes. Con el fin de generar un mejor entendimiento de la presencia de tantas personas haitianas en la frontera norte de México y luchar contra las ideas xenófobas y racistas que se escuchaban en ese momento en México, decidí que mi estudio visibilizaría la palabra de personas migrantes sobre su condición de inmovilidad en México.

Foto por Line Crettex

Sin poder llegar a Estados Unidos, la movilidad haitiana, que atravesó once países, se transformó en un estado de inmovilidad al llegar a Tijuana. Para poder entender un poco sobre esta inmovilidad, partí de lograr concebir la idea de movilidad en un contexto haitiano, donde la movilidad es parte de la historia de su población así como el de la esperanza de encontrar y vivir en un “mundo mejor” en otra parte. Para una persona de Haití, como para muchas otras, esa “otra parte” es Estados Unidos.

“Me fui por la formalidad de la vida, de la situación de mi país, para una vida mejor (Luis, haitiano)”

Según los términos del científico Appadurai (1996), se puede hablar de un “imaginario geográfico” para describir la idea que se hacen las personas migrantes sobre Estados Unidos, como si fuese un espacio modelo donde todas sus penas quedarán olvidadas. Este imaginario también está relacionado con una cuestión económica que se intensifica al pensar en un salario en dólares y entusiasmarse con la idea de enviar remesas que ayudarán a sus familias que siguen en Haití, o tal vez en Centroamérica. A partir de una experiencia de movilidad, la situación de inmovilidad forzada genera un choque emocional muy fuerte ya que el deseo de moverse se confronta a una práctica obligada de ser inmóvil. Estar varado en el país vecino y además en una ciudad-frontera crea un sentimiento de frustración de “haber sufrido inútilmente en el camino para estar bloqueados en la frontera.”

Intentamos entrar a Estados Unidos, pero con las dificultades de hoy día […] pensaba que todo iba a estar mejor, pero la realidad es muy distinta a mi sueño. (Daniel, haitiano)

Foto por Line Crettex

Más allá de este sentimiento de decepción y frustración y de esta situación de inmovilidad forzada, el resultado concreto es que el muro que se formó delante de sus ojos tomó forma de nueva vida cotidiana en México. Me pregunto entonces ¿por qué se sigue viendo a México como país de tránsito si al parecer desde hace tiempo ya viene convirtiéndose en un país destino? ¿Acaso el país se está convertiendo en un muro?

Un migrante haitiano en Tijuana me dijo que para él México sigue siendo “un espacio sin significado”, o en otras palabras una zona de tránsito en su significado más estrecho entre un país de origen y un país de destino. Esta interpretación de la inmovilidad puede observarse como una total espera y una negación de ver México como un destino posible. Sin embargo, si tomamos el “tránsito” en su significado dinámico, vemos que se vive como un proceso en el cual todo puede cambiar, tanto las aspiraciones, como las percepciones, los espacios y los destinos.

Nosotros los haitianos no venimos para quedarnos, era de paso para llegar a los Estados Unidos, pero ahora las cosas se pusieron más difíciles. Es por eso que decidimos quedarnos aquí, por lo menos un tiempo. (Luis, haitiano)

Una persona refugiada es un agente de su destino que interpreta y actúa a partir del contexto legal y social en el cual se encuentra, y de su propia interpretación de la situación de inmovilidad. Mientras unos se esperan de manera inactiva; otros trabajan el tiempo que dure su supuesto tránsito por México; y otros deciden tomar la oportunidad que les da México en cuestión de asilo, de trabajo o de estudios. Sin embargo, no olvidemos que al final todo eso puede volver a cambiar para un lado o para el otro; y que un sueño, hablando del americano, nunca se muere por completo.

Con eso quiero llegar a una conclusión que va más allá de mi estudio sobre las personas haitianas en Tijuana y que se puede relacionar con la situación actual de las personas centroamericanas ahora inmovilizadas en México en la espera de una cita para pedir asilo, para unos, en Estados Unidos y, para otros, en México, según la estrategia migratoria tomada. Si considero mis resultados de estudio, no puedo afirmar que México se transforma de manera definitiva en país de destino porque las aspiraciones y el contexto político cambian cada día. Sin embargo considero que si puede llegar a ser un país refugio para haitianos, centroamericanos, suramericanos, africanos y asiáticos que han huido de las injusticias y la falta de oportunidades en sus paises para confrontarse al muro político de Trump.

Desde el primer día que llegué aquí ya no quise ir a los Estados Unidos, por mi futuro, yo puedo quedarme en México. […] me gusta el idioma, las personas nos tratan bien, me gusta la tortilla. (Anna, haitiana)

Valoremos, respetemos y ayudemos a las personas refugiadas en México que, como lo hicieron las personas migrantes haitianas en Tijuana, no vinieron a invadir el país, sino que tomaron la única opción viable que les permite huir de la violencia e injusticas de su país y construir “un nuevo hogar” de carácter transnacional; a lo mejor transitorio, pero por el momento en territorio mexicano, país que debe de abrir sus brazos a personas que si bien no decidieron quedarse inmovilizados en México, sí están decidiendo luchar aquí por la vida que no pudieron tener en su lugar de origen.

 

Line Crettex es Maestra en Ciencias Sociales con enfoque en fenómenos migratorios por la Universidad de Neuchâtel en Suiza en 2018. Entre el 2016 y el 2017 realizó prácticas profesionales en el Instituto Nacional de Estudio y Divulgación sobre Migración (INEDIM). Como parte de su programa de maestría realizó estudios migratorios y de geopolítica en la Universidad de Guadalajara. Es afiliada de JADE desde Abril 2019 y forma parte del equipo que actualmente trabaja desarrollando una campaña solidaria ante las nuevas poblaciones de la zona metropolitana de Monterrey.

linecrettex@hotmail.com

20/06/2019

PorDiana Siller

“Para subir el MURO se necesita una escalera grande y otra chiquita ¡Ay arriba y arriba!”

El derecho de las personas migrantes a la interculturalidad

Por Diana Siller

La cultura es un derecho humano que no distingue barreras ni muros. Ya sea que migremos o no, ese derecho -como otros derechos fundamentales- permanece con nosotros.

Pero, ¿qué hacer para ejercer ese derecho cuando ante todo se busca una vida digna, salud, empleo y seguridad? ¿Cómo lograr lazos que reconstruyen nuestro sentido de comunidad ante nuevos contextos de diversidad cultural?

Si bien todas las personas tenemos derechos culturales, la cultura no siempre es algo de fácil acceso, especialmente para una persona migrante que llega a un lugar que desconoce y que lo discrimina de alguna manera.

En México propiciar la interculturalidad es un derecho de las personas migrantes que fomenta la armonía y la interacción respetuosa entre grupos con diversidad cultural. En pocas palabras, mejora la comunicación y la adaptación de personas con distintas tradiciones que se encuentran compartiendo un espacio o territorio.

Las personas migrantes que ingresan al país, con independencia de la situación en que lo hagan, tienen derecho a manifestar libremente su cultura y tradiciones, siempre y cuando no vulneren derechos humanos o cometan delitos con tales conductas. Además, tienen derecho a propiciar la interculturalidad, esto es, interactuar con personas con culturas diferentes a las suyas, a efecto de lograr canales de comunicación que favorezcan la interacción respetuosa y armónica entre los grupos”  CNDH México

Desde octubre del 2018, los mexicanos estamos compartiendo nuestro territorio –de manera temporal o no-  con números históricos de migrantes provenientes de Centro América. Si bien es prioritario entender y exigir el libre tránsito, la atención consular, la seguridad jurídica, el asilo y refugio, las visas temporales de trabajo, ¿qué pasa con el derecho a la cultura de estas poblaciones? ¿Cómo estamos viviendo la interculturalidad?

Todas las personas tenemos derechos culturales que se refieren al gozo de la cultura en condiciones de igualdad, dignidad humana y no discriminación. Lamentablemente es poco claro, o casi nulo, la manera en que los grupos de personas migrantes en nuestro país ejercen este derecho. Así también es poco claro el grado de interculturalidad existente, siendo que la tendencia es que las poblaciones migrantes se mantengan en condiciones de alta marginación y exclusión social.  ¿Será entonces que el derecho a la cultura es o seguirá siendo inexistente en la vida de una persona migrante centroamericana en México? ¿Cómo construiremos comunidades interculturales reales?

Comencemos por la apertura, la solidaridad y la empatía. Comencemos compartiendo nuestras tradiciones a la par de ir enriqueciéndolas con la diversidad cultural por encima de las diferencias históricas. Participemos en el ejercicio de los derechos culturales y la interculturalidad.

El Fandango Fronterizo

Originalmente celebrado en la frontera entre Tijuana y San Diego, El Fandango Fronterizo es hoy un gran ejemplo de fomento de la interculturalidad. Entre música, versos y el baile del Son Jarocho mexicano, el Fandango remueve las barreras y construye los puentes de paz entre las personas presentes. Este año, en su versión XII, el Fandango Fronterizo fue celebrado de manera simultánea en 15 ciudades de México y el mundo. Entre las cuales se encuentran Tijuana-San Diego, San José del Cabo, B.C.S., Nueva York, San Andres Tuxtla, Puebla, Montreal, Guadalupe N.L., Tulum. Paris, Tenosique, Mérida, Oaxaca, Veracruz Puerto y Las Patronas.

 

Aqui algunos video de los Fandangos Fronterizos celebrados el pasado 1 de Junio del 2019:

“Tengo cansados los pies,
ando, camino y trabajo,
por fin llego a los -states-
y me regresan pa’ bajo
si aquí llegué yo solito
señores nadie me trajo.”

Desde JADE A.C. en colaboracion con SYNECDOCHE y Casa del Migrante Casanicolás, apoyamos la organización del primer Fandango Fronterizo en Guadalupe, Nuevo León.  Con el entusiamo de 14 músicos, cantadores y bailadoras de Son Jarocho, hombres, mujeres y niños disfrutaron de la actividad cultural al son de La Guacamaya, el Siquisiri,  La Bamba, El Colás, entre otras.

Foto por La Gaceta de Paz

Foto por Ana Paula Treviño

Foto por La Gaceta de Paz

sinergia@jadeorg.com

PorDiana Siller

Un Plan Nacional de Desarrollo en México que NO Considera la Base del Desarrollo

Por Rosalva Landa.

Estructura y contenido del PND de México 2019-2024

En el texto de presentación del Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 (PND) en México está prácticamente ausente no sólo el tema del agua, sino de los recursos naturales en su conjunto. Preocupa la falta de seriedad y de abordaje sobre los recursos hídricos por supuesto, pero dicha carencia es aplicable a todos los temas de la política ambiental.

Se mencionan términos como “preservación del territorio” o “respeto al hábitat”, pero éstos aspectos no se retoman en un planteamiento claro a impulsarse desde el sector ambiental; como en cambio, en los temas agropecuarios y productivos, es más explícito el texto del PND.

Habría que recordarle a este nuevo gobierno que el desarrollo de los países y la búsqueda del bienestar de los pueblos no puede lograrse sin una verdadera y estratégica inclusión de la dimensión ambiental en la planeación del desarrollo. De una primera lectura al documento del PND, destaca la falta de prioridad ambiental en sus líneas y objetivos. En las referencias sobre el “quehacer nacional en su conjunto” el PND incluye lo social, lo económico lo político y lo cultural; no existe una mirada formal y reflexiva hacia la base natural del desarrollo, que son los recursos naturales.

La búsqueda del bienestar de los pueblos no puede lograrse sin una verdadera y estratégica inclusión de la dimensión ambiental en la planeación del desarrollo.

Previamente al inicio de la actual administración, en los documentos de propuestas del gobierno electo se prometía la alineación del plan de gobierno a la “Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible” de la Organización de las Naciones Unidas. Sin embargo, en el último borrador que se da a conocer del documento rector de la administración pública federal, que guiará al país los próximos seis años, no existe una relación temática o consideración a la dimensión ambiental de la sustentabilidad del desarrollo.

Recordemos la importancia que tienen mares y costas en el desarrollo del país, bosques y selvas, flora y fauna, cuerpos de agua interiores, riqueza paisajística y territorial de pueblos originarios y de áreas naturales protegidas. Ninguno de estos elementos que constituyen la riqueza natural de México y que son fundamentales para el desarrollo están considerados en el planteamiento general del PND.

Particularmente complicado es encontrar en el texto del PND, cuáles serán los principios más generales que regirán los próximos años las políticas hídrica, forestal, de justicia ambiental, cambio climático, ordenamiento territorial, ciudades, o de manejo y conservación de la biodiversidad; entre otros. Claramente estos aspectos no forman parte estratégica del planteamiento, lo que preocupa por la débil introducción que queda para la definición de contenidos del Programa Sectorial de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Aunque habrá que esperar el texto que se dé a conocer a la sociedad sobre el plan sectorial, es evidente la falta de prioridad ambiental para éste gobierno en México.

Las ausencias y vacíos ambientales pueden tener varias razones. La primera de ellas es que el gobierno de la Cuarta Transformación (4T) no tiene idea de la importancia de nuestro capital natural y hay que dársela a conocer de manera urgente para que la consideren en los ejercicios de planeación estratégica, para el sexenio que empieza. Segunda, es absolutamente intencional dejar un vacío en la política ambiental que permita en los próximos años continuar con prácticas que degradan, agotan y permiten el saqueo de recursos naturales con una visión de ganancia económica de corto plazo, como es por ejemplo el fracking y la minería a cielo abierto; ésta última hoy ilegalmente instaurada sin respeto a los derechos de pueblos indígenas y en áreas prioritarias para la conservación de la biodiversidad. Tercera, es mejor dejarlo así para no contar con limitaciones de tipo ambiental, para la implementación de proyectos como el corredor transístmico, del tren maya o la termoeléctrica en Huexca; por mencionar algunos.

La desafortunada estructura del PND no muestra entendimiento estratégico sobre la sustentabilidad del desarrollo, no se debe dejar de lado la premisa de abordar de forma paralela los temas sociales, económicos y ambientales –mínimamente-, para avanzar como país en la búsqueda del bienestar, bienestar tan mencionado en el citado plan.

El PND y su no vinculación con la base del desarrollo

En el primer gran apartado, sobre Política y Gobierno, se hace referencia al territorio en lo que se relaciona con los apoyos y créditos al campo, por ejemplo el crédito ganadero, producción para el bienestar, precios de garantía a productos alimentarios básicos y programas de comunidades sustentables; sin embargo dichas menciones y acciones no están sustentadas en una posición clara de la política ambiental nacional, sino que se orientan fundamentalmente en ciertos aspectos productivos de condiciones de algunas de las zonas rurales de México. Cabe aclarar que se aprecia una visión del campo muy poco actualizada, tal cual prevalecía a principios de los años 90´s cuando se discutía todavía la descampesinización y los cambios estructurales. En el texto del PND no se aprecia el entendimiento ni el conocimiento de un campo actual devastado en su capital natural, abandonado, improductivo, transculturalizado, sujeto a intereses de grandes empresas para proyectos de infraestructura y extractivos y cuya población está en una situación más desfavorable que nunca ante las pautas de desarrollo imperantes y además presa del crimen organizado para fines diversos.

El PND menciona como un pilar de su estrategia a seis años, “la separación del poder económico del poder político”. ¡Qué mejor ejemplo de vinculación y corrupción entre el poder político y el poder económico que la explotación y la extracción ilegal de diversos recursos naturales en vastas áreas de gran riqueza natural del país!, hoy resguardadas muy conflictiva y débilmente, aún frente a las mismas decisiones del  estado, por la figura de Área Natural Protegida (ANP). Se trata de saqueo de recursos forestales, fauna, flora, minerales y aún de recursos hídricos en muy diversas modalidades. Existen múltiples ejemplos en el territorio nacional en los que se vincula el estado, agentes de seguridad, el sector privado y aún el sector social en actividades de crimen organizado articuladas para el saqueo ilícito de recursos diversos; en áreas, insisto, de gran importancia por su capital natural.

¡Qué mejor ejemplo de vinculación y corrupción entre el poder político y el poder económico que la explotación y la extracción ilegal de diversos recursos naturales en vastas áreas de gran riqueza natural del país!

No es posible en esta nueva etapa de un gobierno que se dice comprometido con el país, seguir invisibilizando los delitos ambientales y actuando como si no ocurriera nada. Los recursos naturales del país y el medio ambiente son asuntos de seguridad nacional y debieran incluirse explícitamente en la promoción del “concepto de cultura de seguridad nacional”, al que hace mención importante el texto del PND.

En cuánto al apartado de Política Social, se dedica un párrafo al desarrollo sostenible de manera muy general, con una interpretación muy inicial y superficial, y sin vincularlo con la política ambiental. El desarrollo sostenible es enunciativo y no está integrado en los planteamientos del PND.

En el tercer gran apartado sobre Economía, destacan como principales impulsores de la reactivación económica y del empleo la creación de obras de infraestructura en megaproyectos regionales y sectoriales, de nuevo una visión parcial y economicista del desarrollo.

Desde la óptica ambiental, particularmente preocupa la lógica paternalista de la mayoría de los programas económicos, contra la que hemos luchado muchos años quienes trabajamos en el campo. Preocupante es entonces el planteamiento de algunos programas agrupados en el rubro Autosuficiencia Alimentaria y Rescate del Campo, como son Crédito Ganadero a la Palabra, Distribución de Fertilizantes Químicos y Biológicos y la Creación del Organismo de Seguridad Alimentaria Mexicana (SEGALMEX). La descripción de estos muestra una visión productivista muy similar a la llamada “revolución verde”, que desde  mediados del s. XX y con auge para México en los años 70´s y principios de la década de los 80`s, se aplicó y dañó irreparablemente el potencial productivo de los suelos de gran parte del país y a la economía campesina de subsistencia en su conjunto, al distribuir ganado sin ninguna lógica social y, como dádivas, aplicar masivamente agroquímicos, tecnologías y semillas mejoradas sin consideraciones ambientales. Es muy importante que el gobierno de la 4T reconsidere sus planteamientos a partir de la historia ambiental que nos ha llevado al deterioro natural, social y tecnológico en el campo mexicano; es un camino ya andado que ha brindado múltiples lecciones; que podría retomar el PND.

El agua y el ciclo hidrológico

Mención aparte merece el tema de los recursos hídricos. El agua no se concibe como un motor del desarrollo en el PND, ni se contempla en los apartados de Política Social y Economía. Las menciones al agua son meramente tangenciales y asociadas al uso productivo y en el sector educativo. Por supuesto que se puede pensar que el agua quedará incluida en los aspectos ligados a Derechos Humanos, pero la inclusión no es explícita en el borrador del PND ni tampoco es clara en el del Programa Nacional Hídrico (PNH) 2019-2024.

No parece claro que el nuevo gobierno entienda que la cabal implementación del derecho humano al agua va más allá de la ampliación de la cobertura de servicios, la gratuidad de los mismos, o el tratamiento de aguas negras. Si no se preserva la base natural y los ecosistemas que hacen posible el ciclo hidrológico, la infraestructura hidráulica por si sola no resolverá los problemas del agua en México.

Los principales temas del agua en el PNH se centran en aspectos de agua potable, acceso, saneamiento básico, usos consuntivos con énfasis casi exclusivamente en uso agrícola, aspectos financieros y de administración del agua. Se ha tratado de incluir también preliminarmente la salud de cuencas, la resiliencia y la seguridad hídrica; elementos que brindan un margen de maniobra significativo para la integración de políticas hídricas y políticas ambientales en diversos rubros.  No obstante el PNH no menciona la importancia del cuidado del ciclo hidrológico como elemento esencial para el logro de la seguridad hídrica y no es explícito sobre la gestión de riesgos asociados a cambios del clima; entre otros temas. Lo anterior, sumado a las fallas de introducción y sustento temático en el texto del PND y a que hoy la Comisión Nacional del Agua se encuentra sumamente debilitada en sus capacidades de operación, acción y cuadros técnicos; preocupa en términos de la inexistencia de un ejercicio reflexivo y eficiente en la elaboración de los documentos de planeación, de los diferentes temas ambientales de la política nacional.

Oportunidades y derechos colectivos

No obstante la falta de integración de líneas guiadoras de la política ambiental en los planteamientos del PND, en el Epílogo del mismo en su párrafo sexto, en la antepenúltima página del documento, se mencionan metas aspiracionales sobre preservación de flora y fauna, reforestación, recuperación de ríos, arroyos y lagunas, expansión de conciencia ambiental y sobre el cuidado del entorno. Lo que se valora desde la óptica ambiental, pero se considera desarticulado del plan de gobierno e insuficiente en términos de lo que se requiere abordar en la política ambiental nacional.

Si este gobierno enuncia en su PND que el bienestar del país es su mayor interés, podría replantear políticas públicas coherentes que articulen las diferentes dimensiones del desarrollo para el logro de dicho bienestar.

Este nuevo gobierno tiene la oportunidad de restaurar el daño a los recursos naturales, de reposicionar la dimensión ambiental en su política de desarrollo y reconsiderarla como una línea estratégica para avanzar en la búsqueda por conciliar el desarrollo con la conservación de la naturaleza en nuestro país. 

¡Qué mayor derecho colectivo y social! (derechos con gran peso en el texto del PND) que un ambiente sano y un gobierno que garantice la protección de nuestro capital natural, el cuál es la única base para lograr el bienestar para todos los mexicanos.

rlanda@jadeorg.com

 

PorDiana Siller

“Esperamos montarnos al tren de carga para irnos a la pizca del tomate.”

Por Diana Siller.

Esperando encontrar empleos temporales, hombres y mujeres Rarámuri bajan de la Sierra Tarahumara a trabajar en el desahije y la cosecha de la manzana en Chihuahua. Al convertirse en Jornaleros Agrícolas alejados de su sierra, la población Rarámuri empleada queda expuesta a las condiciones que su empleador le ofrezca. Si tienen una mínima suerte, encontrarán pago mínimo por jornada; un espacio donde quedarse y un transporte que los lleve y los regrese del campo. Sin embargo, esa no es la historia común de los jornaleros agrícolas de población indígena en México.

De $180 pesos al día (10 USD Aprox.), un jornalero agrícola puede estar sujeto a pagar por su estancia y comida diaria en albergues privados –que pertenecen o no- a las empresas contratantes. Esto les deja menos de $90 pesos al día (menos de 5 USD) para sostener a su familia y lograr sobrevivir enfermedades o accidentes, ya que comúnmente carecen de acceso a los sistemas de salud.

En este terrible escenario de subsistencia, jóvenes Rarámuri llegan a dormir en tablas con cobijas infectadas con pulgas, hacinados en espacios insalubres con poca ventilación. Esperando la llegada del transporte que los llevará al campo para que inicien sus labores a temprana hora, un joven jornalero o jornalera agrícola puede también ser despedido y/o violentado en cualquier momento.

Carlos y Juan, Jóvenes Raramuri Jornaleros Agrícolas Migrantes

Así lo han vivido Carlos y Juan, de casi 18 años, originarios de la región de el Pitorreal, Chihuahua. Los dos amigos llegaron de la Sierra Tarahumara a Ciudad Cuauhtémoc y comenzaron a trabajar en el desahije de las manzanas. Sin entender  la razón, un día los regañaron y les prohibieron regresar a la estancia para jornaleros agrícolas. Obligados a dejar sus cosas atrás y sin ninguna otra opción, Carlos y Juan fueron a esperar la llegada del tren de carga con la esperanza de que los llevaría a nuevos empleos –como la pizca del tomate y la cebolla en Sinaloa- los cuáles con seguridad serán iguales o peores a lo que ya han vivido.

Si bien a su patrón en el campo lo llegan a  percibir como alguien que les brinda oportunidad y que les paga, en realidad Carlos y Juan vivían condiciones laborales injustas; en un lugar de explotación que abusaba de su vulnerabilidad al reducirles su salario en una dinámica estilo “tienda de raya,” en la cual el trabajador está obligado a consumir productos o servicios que ofrece el mismo patrón o empresa.

Desplazados como miles de personas de comunidades indígenas debido a la falta de empleo, la pobreza, la violencia o el despojo de sus tierras, Carlos y Juan hoy son parte de los más de 9 millones de jornaleros agrícolas migrantes en México que irán de un lugar de explotación a otro entre los estados del norte del país.

El día internacional de los trabajadores  debemos conmemorar la lucha y la exigencia de mejores condiciones laborales. Hoy vivimos  una “esclavitud modernizada” que explota, trata, discrimina y/o trafica seres humanos sin importar su edad, origen o sexo.

Denunciemos las injusticias laborales. No permitamos el trabajo infantil. No veamos un abuso laboral como algo normal. En este día exijamos que aseguren programas de apoyo a jornaleros agrícolas migrantes y que incrementen la vigilancia y el castigo efectivo contra empleadores que violan los derechos humanos de las personas trabajadoras.

 

Programa de Atención a Personas Jornaleras Agrícolas Migrantes en Chihuahua

Actualmente  Chihuahua se prepara para atender y priorizar a las personas jornaleras agrícolas migrantes.  Más de 10 instituciones públicas realizan mesas interisntitucionales de trabajo y planeación con enfoque integral para lograr la erradicación del trabajo infantil (campaña “Alza la Voz”) y el mejoramiento de las condiciones laborales de los jornaleros agrícolas.

Entre sus estrategias se incluye acercar los sevicios de salud y educación a la comunidad jornalera; garantizar albergues dignos; llevar a cabo inspecciones para verificar condiciones laborales; vigilar que los salarios sean dignos y justos; mejorar su nivel de bienestar libres de violencia y adicciones. A través del compromiso de alianzas del sector hortofrutícula de México -como la Alianza Hortofructícola para el fomento de la Responsabilidad Social o AHIFORES-  y el trabajo interinstitucional efectivo, se espera que en estado como Chihuahua se mejoren las condiciones de los jornaleros agricolas para el 2021, esperando asi contribuir también al cumplimiento de los ODS 1, 2, 3, 4 ,5, 10, 16 y 17.

El equipo de JADE, A.C. llevó el caso de Carlos y Juan a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social de Chihuahua. El caso fue tomado -de forma inmediata- como denunicia, logrando así que se programara una visita repentina de inspección a la estancia temporal donde Carlos y Juan se quedaban. Si bien no logramos hacer mucho por los dos amigos que se fueron en el tren, esperamos que  los más de 100 jornaleros agrícolas actualmente en esa estancia (que pueden llegar a ser hasta 700 en ese lugar) logren  tener condiciones laborales dignas pronto.

Desde JADE, hacemos un llamado a las organizaciones sociales y a la ciudadanía para denunciar casos que claramente forman parte de este sistema moderno de exclavitud en el mundo. Seamos consumidores conscientes; apoyemos el comercio local y justo; exijamos fuentes responsables; exijamos y brindemos oportunidades dignas de trabajo.

sinergia@jadeorg.com

 

PorDiana Siller

Entre la organización y la gestión del territorio: ¿Cómo proteger nuestros recursos naturales en riesgo?

Por Diana Siller.

En el marco del día mundial del agua, en Nuevo León seguimos buscando fortalecer la protección de nuestras Cuencas y Sierras ante los escenarios de posibles autorizaciones para la exploración y explotación de hidrocarburos o gas shale a través del método de fractura hidráulica conocida como fracking.

Si bien en Octubre de 2018 se decretó la Sierra de Gomas como un Área Natural Protegida (ANP) en la cual, de acuerdo al artículo 41 de la Ley de Hidrocarburos  “no podrán otorgarse asignaciones ni contratos para la exploración y/o explotación de hidrocarburos”,  miembros de la población  de Bustamante, Nuevo León, y  organizaciones locales exigen hoy mayor certeza regulatoria por parte del ayuntamiento.

Considerando que hay sitios fuera del Área Natural Protegida que siguen en riesgo ante la posible explotación del fracking en la región de Bustamante,  durante el jueves 21 y viernes 22, el Movimiento en Defensa de la Madre Tierra y de la Vida, a través del Centro de Estudios del Ideal Latinoamericano S.C.,organizó el curso “Fortalecimiento del Qué hacer Municipal en Materia Ambiental y Territorial.”  

“Estamos generando iniciativas para que surja el sujeto social con visión ecológica y humanista. Pensamos que toda la jornada es muy positiva pues creció la capacidad, los conocimientos y la organización territorial.” María de la Paz Quintanilla Vargas, Directora del Centro de Estudios del Ideal Latinoamericano S.C.

Durante la primera parte de la jornada, a la cual asistieron ciudadanos y miembros del ayuntamiento,  el especialista en derecho ambiental Manuel Tripp, compartió con los participantes una mirada a la normativa ambiental que regula el aprovechamiento de los recursos naturales en México,  como la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA); la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable; y el Artículo 27 Constitucional  en relación a la propiedad de la tierra ejidal y comunal.

Ante las amenazas mencionadas por los participantes, como lo son el impacto del turismo descontrolado en el cañón de Bustamante; la explotación irregular del palmito y del mezquite para carbón;  la insuficiencia en el manejo de residuos; así como las exploraciones de las fuentes de agua y del gas shale en el territorio, durante el evento se acentuó la importancia de estar bien informados, de incentivar la realización de consultas y de propiciar el trabajo colaborativo entre la sociedad y el gobierno.

“¿Conocen los municipios, ejidos y comunidades lo que dice la ley forestal? ¿Cómo hacer para que los bosques se manejen regularmente? Ese es el nivel de falta de información que tenemos. Si nadie conoce lo que dice el decreto de Área Natural Protegida de la Sierra de Gomas entonces, ¿cómo vamos a cumplirlo?…El desconocimiento lleva al incumplimiento.” Manuel Tripp, especialista en Derecho Ambiental.

Reconociendo que el ayuntamiento puede tener un control efectivo de su territorio de acuerdo a sus facultades, y que los propietarios de los territorios son dueños de los recursos que hay en ellos, la revisión llevada a cabo sobre los instrumentos existentes para la protección del medio ambiente y la preservacion del aprovechamiento de los recursos naturales, orientó la jornada a discutir sobre el instrumento clave para una planeación local adecuada: el ordenamiento ecológico territorial.   

El ordenamiento ecológico territorial es un instrumento que apoya la regulación sobre el uso de suelo y sobre las actividades productivas que se realizan en él. Al elaborarse de una manera inclusiva respetando ejercicios de consulta y propiciando mecanismos plurales de colaboración, un ordenamiento ecológico territorial fomenta un desarrollo local basado en los principios de la sustentabilidad y en el reconocimiento de los derechos humanos a un entorno saludable, al agua y a la gestión adecuada de nuestros territorios. Contar con un ordenamiento ecológico territorial en nuestros municipios es contar con una mayor garantía de que nuestros recursos naturales estarán más protegidos y que, a su vez, se empoderará a los ayuntamientos a controlar sus territorios bajo la perspectiva de un enfoque integral.

“Ante la posible construcción de áreas turísticas campestres en nuestro cañón y ante la devastación del palmito que hemos experimentado por personas que se dedican a las palapas, ¿Quién reclama? ¿Quién dice? ¿Dónde hay un reglamento donde diga aquí no es área para explotarlo de esa manera?¿Cómo parar que no entren a hacer explotación que no les corresponde?” Ciudadanos ejidatarios de Bustamante.

Para contar con un ordenamiento ecológico territorial se requiere una voluntad política auténtica que reconozca e incluya abiertamente a los actores que representan a los diversos grupos de interés en el territorio. Se requieren capacidades de gestión y liderazgo; se requiere información y comunicación; y entre los ejidos y comunidades una mayor organización y participación efectiva y solidaria.

Si bien esto representa un reto, en nuestro país ya se han expedido cerca de 100 ordenamientos ecológicos territoriales locales y alrededor de 60 ordenamientos ecológicos regionales. Es evidente que los municipios y las comunidades requieren mayor apoyo e incentivos para realizarlos. Se necesitan mejores herramientas para la gestión y organización de nuestros territorios ¡ya es tiempo de exigirlos y construirlos! 

Las Grutas de Bustamante, Centro Turístico y Fuente de Abastecimiento de Agua para la Comunidad: En Riesgo ante la Aprobación de la Extracción de Gas Shale Mediante la Técnica del Fracking

“Los daños del fracking son irreversibles. Científicamente está demostrado que la fractura hidráulica produce sismos y emplea grandes volúmenes de agua para lograr la extracción de gas shale.” Así arranca la segunda parte de la jornada con la presencia del geólogo Juan Manuel Rodriguez, del Departemento de Geología y Geófisica de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). 

Tras compartir información sobre la formación de las grutas de Bustamente y cómo se vinculan al ciclo del agua que abastece de agua a la región, el geólogo de la UANL compartió con los asistentes resultados e imágenes de algunos casos en Nuevo León que ya han sufrido impactos por temblores relacionados con métodos de extracción en lugares como Los Ramones y Terán. 

Comentó que PEMEX ha identificado 20 pozos de gas shale en la Cuenca de Burgos,  haciendo hincapié en el volumen de agua que se necesitaría para extraer el gas, que sería de un estimado de 99,265, 500m3 de agua o lo equivalente a 580 albercas olímpicas.Pero, ¿de dónde se piensa sacar esta agua?

Además de la alta demanda de agua (de la cual solo se puede llegar a recuperar un 10%), el fracking emplea más de 800 químicos para lograr extraer el gas shale y las albercas de los desechos residuales no suelen estar monitoreadas; y considerando que el 80% de los casos presentan fugas en sus tuberías, existe un alto riesgo de que nuestros acuíferos se contaminen. Lo anterior, aundado a los gases que se desprenden de la perforación, pueden tener un alto impacto en nuestro entorno y nuestra salud.

A través de referencias y ejemplos de afectaciones y demandas experimentadas en Estados Unidos, así como de publicaciones y evidencias científicas, el Doctor Rodriguez aseguró que se ha comprobado la vinculación de los microsismos,  daños al medio ambiente y las afectaciones a las salud de poblaciones que viven cerca de la extracción del gas shale por método de fracking. Comentó que México no está preparado para llevar a cabo el fracking de una manera regulada o adecuada.

La debilidad institucional, la falta de medios, una cultura insuficiente, poca sensibilidad social, la pasividad de las instituciones, han demostrado que no estamos preparados para dotar a las comunidades de herramientas suficientes y respuestas contundentes ante estos inesperados eventos ambientales y geológicos. La especulación y la desinformación son tan peligrosos o dañinos como los propios temblores en nuestro estado.  

Se requiere una sociedad cohesionada que tenga información; una regulación ecológica y que nuestras autoridades informen de manera veraz a la comunidad.

NO AL FRACKING EN NUEVO LEÓN.

PROTEGAMOS NUESTRAS FUENTES DE AGUA, NUESTRO TERRITORIO Y NUESTRA SALUD. DEFENDAMOS JUNTOS NUESTROS DERECHOS HUMANOS.

JADE apoya esta iniciativa. Únete escribiendo a:

sinergia@jadeorg.com

endefensadelatierraylavida@gmail.com

Ligas de interés recomendadas:

Caso de ordenamiento ecológico territorial en México:

https://www.jornada.com.mx/2018/02/17/cam-cuetzalan.html

Caso de afectaciones por fracking:

Oklahoma. Estados Unidos.

https://www.businessinsider.com/earthquakes-fracking-oklahoma-research-2018-2

General Terán, Nuevo León, México.

https://www.jornada.com.mx/2014/03/30/politica/010n1pol

PorDiana Siller

El Corrido de la Anacahuita

La historia de un árbol que reclama el respeto y la dignidad de las mujeres en Nuevo León: El Corrido de la Anacahuita

Por Iniciativa Anacahuitas

Árbol de la Anacahuita, viste la fuerza y unión, de mujeres que exigían la JUSTICIA en Nuevo León,” es el inicio de una breve historia de un árbol testigo de los feminicidios, desapariciones sin resolver  y  de la violencia contra las mujeres en Nuevo León, México.

En México 66 de cada 100 mujeres han experimentado algún tipo de violencia.

En el marco del Día Internacional de la Mujer y próxima celebración del Día del Patrimonio de Nuevo León, Saskia Caballero, Cecilia Barón, Diana Siller y Mayra Rendón –coordinadoras de la iniciativa –  estrenan la música y el video de “El Corrido de la Anacahuita.”

Con la colaboración de compositores e intérpretes de música norestense como Chuy Scott, Maico López, Agustín Scott, Pablo Lara, y con la voz de Edith Cuellar, El Corrido de la Anacahuita, es también una apuesta artística que retoma y promueve el patrimonio musical del noreste de México como un recurso narrativo de la historia regional acentuada por el acordeón y el bajo-sexto.

Cinco municipios de Nuevo León son parte de la lista de 50 municipios con mayores feminicidios en México.

El Corrido en su forma musical es también acompañdo de un video que, además de mostrar paisajes, sitios emblemáticos y calles urbanas en el estado, cuenta con la participación de más de 20 mujeres unidas en el reclamo de justicia y de paz en la región.  Participan mujeres del grupo AMORES de N.L. en búsqueda permanente de sus hijos o hijas desaparecidas y mujeres del municipio de García, quienes manifiestan sus consignas mostrándose fuertes y decididas.

La edición, que corre a cargo de José Isabel Torres Cuellar, deja ver algunos detalles que llegan a descubrir partes de las historias y contextos de cada participante. Bares, moteles, avenidas, casas, areas urbanas y rurales; todos sitios que pudieran estar contando la historia de un secuestro, un feminicidio, una búsqueda, o un reclamo de justicia.

Durante el 2018, Nuevo León ocupó el 3er Lugar con más feminicidios en México.

El video será transmitido en la Cineteca de Monterrey durante este fin de semana y será difundido ampliamiente en radio y en redes sociales esperando pueda convertirse en  una nueva canción cuyo registro avanza el proceso de construcción de paz en la región y que espera inspirar a otras mujeres  a salir y denunciar la violencia que viven en sus municipios y comunidades.

Para ver el video:

https://www.youtube.com/watch?v=VcSr19FjGKY

Para mayor información: anacahuitas@jadeorg.com

#manifiestoanacahuitas

El proyecto es financiado principalmente por el Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMYC) 2018 incluyendo colaboraciones de instancias como JADE A.C., CADHAC y la Dirección General IMMUJERES en García, N.L.

¿Buscas apoyo para tu proyecto cultural?, comunícate al:

  1. 01 (81) 83443030 y 83445311, ext. 104. | pacmyc@conarte.org.mx